Términos y Condiciones

Solicitudes y Presupuestos

Por favor, para solicitudes y presupuestos, escríbeme a través del formulario de Contacto o a mi correo electrónico. No suelo tardar más de 24 horas en contestar a los mails. Sin embargo, si me llamas y estoy en medio de un reportaje, probablemente no pueda sujetar el móvil y la cámara al mismo tiempo.

Cuando me solicites un presupuesto, intenta incluir toda la información posible respecto a la cantidad de imágenes que necesitas, la localización y para qué las necesitas, por ejemplo, tu página web, un folleto o un imán para la nevera.

Precios

Para darte un precio, principalmente tendré en cuenta dos cosas. Por un lado, el número de imágenes que necesitas y, por otro, el uso que les vas a dar. Esto quiere decir que en realidad ¡no estás comprando unas fotos! Lo que estás adquiriendo es el permiso para utilizarlas, una especie de alquiler, ya que, según esa ley sobre la Propiedad Intelectual que sin duda te suena: la propiedad intelectual de una obra siempre corresponde exclusivamente a su autor, al igual que el derecho a explotar dicha obra. Pero no te preocupes, aunque la ley me asigna la propiedad de las fotos, me encanta que la gente quiera utilizarlas de forma ilimitada.

Sea cual sea el caso, recuerda que cualquier permiso para usar las fotos se hará válido una vez realizado el pago que hayamos acordado.  

Licencia de uso

Junto a las imágenes creadas, obtendrás un documento parecido a éste donde se describen los derechos de uso que tienes sobre las imágenes que he creado especialmente para ti, de todas las formas que me hayas pedido y durante el tiempo que las necesites.

Todo esto suena un poco raro, ¿verdad? Como es lógico, seguramente que, como la mayoría de mis clientes, quieres utilizar las fotos en todas partes y todo el tiempo que quieras. Por eso mismo, los precios que yo suelo dar se refieren a licencias de uso ilimitado. Sin embargo, si crees que sólo necesitas las fotos para un uso muy concreto o sólo las vas a necesitar durante una temporada, no te olvides de comentármelo. ¡Posiblemente te lleves un buen descuento!

Por otro lado, recuerda que, como decía por ahí arriba, la ley dice que yo soy el único propietario de las fotos. La licencia para usar las fotos no es en ningún caso transferible, no podrás cedérselas sin mi permiso a terceras personas que puedan sacar un provecho comercial de ellas. Sin embargo, puedes enseñárselas a quien quieras y, si alguien las quiere usar para promocionar su negocio, estaré encantado de enviarle también a esa persona uno de esos documentos dándole permiso para usar mis fotos. Como te decía, soy muy feliz cuando alguien quiere usar mis fotos y soy todavía más feliz cuando las quiere usar mucho.

Extensión de Licencia

Evidentemente, lo que a mí me interesa es hacer unas fotos increíbles que te enamoren y que quieras usarlas de modo ilimitado e infinito. No te preocupes, si me habías pedido unas fotos para un uso muy concreto y al final superan tus expectativas y las quieres usar durante más tiempo y en más soportes de los que habías pensado en un principio, sólo tendrás que comentármelo para que te envíe un presupuesto de cuánto costaría extender la licencia que habíamos acordado inicialmente.

Durante el Reportaje

Todos tenemos un perfil bueno y los fotógrafos solemos saber reconocer cuál es. No obstante, cada uno tiene sus gustos, así que yo disfruto mucho compartiendo opiniones con mis clientes y llegando juntos a algo que nos satisfaga a todos. Si por la razón que sea, no puedes estar presente para comentar conmigo la interpretación del proyecto, entenderé que damos por válido mi criterio. De hecho, no tienes que preocuparte demasiado, muchos clientes lo dejan todo en mis manos y quedan plenamente satisfechos.

Por otra parte, antes de hacer una foto a mí me encanta dedicar un par de minutos a mover algunos objetos o muebles para que queden perfectos en cada foto. Sin embargo, no se me da nada bien limpiar, recoger u ordenar cosas que podían haber sido preparadas antes de la hora que acordemos para el reportaje. De modo que si a la hora que fijemos, el espacio no está preparado y tengo que esperar mucho, es probable que no me dé tiempo a hacer todas las fotos que necesitas en el tiempo que habíamos establecido.

En ese caso, tendríamos tres opciones, aunque a mí no me gustan mucho. La primera, si mi agenda me lo permite, es que me quede un rato más para terminar las fotos. La segunda opción sería simplemente que volviese otro día a terminar el trabajo. Lo malo de todo esto es que tendría que cobrarte ese tiempo extra o desplazamiento necesario para terminar el reportaje o realizar una segunda sesión. Una tercera opción sería trabajar más rápido para cumplir el plazo acordado, pero en ese caso no te podré asegurar que las fotos queden tan bien como a mí me gustaría que quedasen.

Por otro lado, entiendo que al contactarme para fotografiar un espacio, lo  haces porque eres el propietario o tienes permiso del propietario para que ese espacio sea fotografiado.

Aceptación del Trabajo

Doy por hecho que si me has contactado es porque te gusta el revelado, estilo y acabado de mis fotografías. Como muchos otros fotógrafos, siempre trato de reflejar mi pasión por lo que hago y mi sello personal en cada imagen que creo. Si quieres algo muy diferente a lo que ves en mis galerías, puede que yo no sea tu hombre ideal.

Después de hacer las fotos que me has pedido, necesitaré algunas horas en el ordenador para realizar un revelado digital. Una vez terminada la edición de las fotos, te las enviaré para que puedas revisarlas. Como sólo incluyo una única revisión gratuita, agradezco mucho cuando tú y todas las personas implicadas en el proyecto os tomáis todo el tiempo necesario para analizarlas y transmitirme todos los cambios de luz, color o encuadre que necesitéis. Si aún no hemos formalizado el pago del trabajo, estas primeras imágenes para revisión las recibirás en un tamaño de 800px y con una marca de agua; aquí tienes un ejemplo. Una vez realizado el pago acordado, recibirás las fotografías en alta calidad y sin marca de agua para que puedas verlas en todo su esplendor.

Para que las imágenes con destinos comerciales queden más limpias y libres de distracciones, también suelo hacer algunos retoques mínimos y razonables como eliminar alguna pequeña mancha en la pared, algún reflejo indeseado o alguna marca en el suelo de madera. Pero no me gusta retocar elementos que podían haberse preparado antes de hacer las fotos y que no son responsabilidad mía, como cables desordenados, un espejo lleno de gotitas o una cama arrugada. Si quieres algún retoque de este estilo, tendré que valorar el tiempo que me llevará hacerlo para poder enviarte un presupuesto de retoque fotográfico.

Cancelación, Ausencia o Malas Condiciones Meteorológicas

Cuando acordemos una fecha para realizar unas fotografías, consideraremos esa fecha como "reservada". Sin embargo, a todos nos han dado plantón alguna vez y la verdad es que es muy desagradable. Por eso, contratando mis servicios aceptas que la cancelación por tu parte con menos de 24 horas de antelación o tu ausencia en una fecha "reservada" suponga un cargo equivalente a la mitad del precio que habíamos acordado para hacer el trabajo, además del pago de los posibles transportes ya adquiridos para desplazarme hasta el lugar del reportaje.

Por otro lado, en caso de que el mal tiempo imposibilite la correcta representación del lugar a fotografiar, acordaremos posponer el reportaje a la fecha más cercana, según la disponibilidad de nuestras agendas y, en ese caso, tendrías que hacerte cargo de los posibles transportes que yo ya hubiese adquirido.

 

Bueno, sé que ha sido una lectura larga y tediosa. Pero ahora ya nos entendemos, así que puedes cerrar esta pestaña y enviarme tu mensaje...

¡Estoy deseando que trabajemos juntos!