Tu cliente objetivo, tu cliente ideal

En una publicación anterior hablábamos de las razones por las que es importante crear un blog para tu negocio. Allí comentábamos la importancia de saber cuáles son los intereses del público o cliente que quieres atraer hacia tu empresa. Hoy hablaremos de la importancia de definir ese cliente objetivo. ¿Puedes saber los intereses y necesidades de tus clientes si no sabes ni quiénes son? ¿Vas as a ser feliz en tu negocio si no tratas a tu cliente ideal?

Cómo te ayuda la definición de un cliente objetivo

En cualquier empresa o proyecto es imprescindible establecer unas metas muy claras para poder definir y analizar el camino que nos llevará hasta ellas. Cuanto más claros sean esos objetivos, mejor podremos definir nuestras estrategias y mejor podremos analizar los resultados de nuestras acciones. Continuamente debemos estar recogiendo datos, analizándolos y tomando decisiones en base a ello.

cliente-objetivo-cliente-ideal.jpg

Es imposible desarrollar una estrategia clara de negocio sin una definición de metas, una recogida de datos y un posterior análisis de esos datos.

Aquí es donde entra la definición de nuestro cliente objetivo. Es fácil caer en el error de pensar que nuestro propósito es atraer a todo el mundo, ya sea para tener éxito económico o para aportar valor al mayor número de personas. Lo cierto es que objetivos de ese calibre sólo están al alcance de la Coca-Cola. ¿Realmente nuestros productos y servicios están dirigidos a niños de 4 años y a señoras de 80? ¿A taxistas del ámbito rural de la estepa rusa y a abogadas de Manhattan? No tiene mucho sentido, ¿verdad?

Para entenderlo de manera sencilla, María Fornieles nos dice en su libro "Marketing para imbéciles" que "elegir el público objetivo es seleccionar las características que tienen en común los clientes potenciales". Además, a veces es más sencillo pensar simplemente en una persona en concreto, por eso me gusta más la expresión cliente objetivo que público objetivo.

Podremos decidir qué imagen quiere dar nuestra empresa, qué actitud tienen nuestros empleados al tratar con el cliente, con qué lenguaje nos expresamos en nuestra página web, en qué plataformas nos podemos publicitar, etc.

Escoge tu cliente objetivo, descubre lo que le gusta, averigua lo que le interesa y dáselo. Es mucho más complicado ser un negocio o empresa generalista. A la hora de desarrollar un plan global de negocio o una estrategia puntual, te sentirás mucho más perdido si no sabes a quién te diriges. Hacer este ejercicio de definición de tu usuario ideal te facilitará las cosas.

Definiendo nuestro cliente objetivo vamos a ser capaces de establecer un foco y esto nos ayudará muchísimo en nuestras estrategia de marketing.

Por qué es importante para ti

Por supuesto, tu cliente objetivo ha de ser tu cliente ideal. Puede que este sea el concepto más importante de este texto.

cliente-objetivo-cliente-ideal-1.jpg

Si creas un negocio es para aportar valor a tu vida, para ser feliz.

Tienes que estar enamorado de tu cliente, estar encantado de investigarlo, de hablar de sus intereses, de tratarlo como le gusta que le traten y de ayudarle a tener una vida más fácil y cómoda. Ofrece esas cosas concretas que le aportan valor a esa persona y no a otra.

Aportar valor a las personas maleducadas y desagradables también es una oportunidad de negocio pero has de pensar si tratar con ellas y pensar en ellas te hará feliz por muy bien que le vaya a tu empresa.

Vas a tratar y pensar en esa persona cada día. Tiene sentido que ese tipo de persona sea de tu agrado, ¿no?

Cerrando el círculo

Si tu cliente objetivo no es tu cliente ideal, probablemente llegues a sentirte frustrado tratando con personas que no te ayudan a sentirte plenamente realizado con tu actividad empresarial.

Y si tu cliente habitual no es tu cliente ideal, es hora de revisar tus metas y definir las estrategias concretas que van a atraer a tu cliente ideal.

 
  • Define a tu cliente ideal

  • Establece estrategias que lo atraigan aportándole valor

  • Siéntete feliz y realizado con tu negocio

En resumen

En cualquier negocio es muy importante definir a nuestro cliente objetivo. De este modo será mucho más fácil establecer metas, planes generales de negocio o estrategias concretas de marketing. Además, es importante que el cliente al que quieres atraer sea también tu cliente ideal. De este modo te sentirás mucho más feliz trabajando en tu negocio.

En mi opinión, es muy importante sentirse satisfecho con lo que uno hace en su trabajo. Esa satisfacción sólo tomará forma si en nuestro día a día tratamos con las personas con las que nos gusta tratar. Por ello es importante hacer un ejercicio de reflexión en el que definir qué gente queremos que nos acompañe en nuestro ambiente laboral.

¿Y tú? ¿Tienes bien definido a tu cliente ideal? Enfócate y atrae a tu negocio a las personas que te gusta tener cerca. ¡Suscríbete y déjame tus comentarios aquí abajo!


¿Y yo quién soy para estar contándote esto?

Soy Sergio López, fotógrafo de interiores y arquitectura. Aunque no soy ningún experto, soy un devorador de libros de Marketing, Psicología o Finanzas. Si a mí me ayudan a desarrollar mi vida y mi negocio, creo que a ti también te ayudarán.